Logotipo de Abogado divorcio en Málaga
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Régimen de visitas

Régimen de visitas

Cuando el matrimonio en proceso de divorcio o separación acuerda que la custodia de los hijos menores recaiga en exclusiva sobre uno de los progenitores, es necesario establecer un régimen de visitas a favor del progenitor no custodio con el fin de que este pueda mantener una relación lo más cercana y habitual posible con sus hijos, y que estos puedan mantener la relación con ambos progenitores, al igual que antes de la disolución familiar.

Para establecer dicho régimen de visitas se deberán tener en cuenta las circunstancias personales tanto de los progenitores como de los menores. Cuestiones relativas al horario laboral, horario escolar de los hijos, lugar de residencia tanto de los hijos como del progenitor no custodio, disponibilidad de este. El calendario que se establezca por tanto deberá ser el que resulte más conveniente para todas las partes, siempre teniendo en cuenta que por encima de todo prima el bienestar del menor.

Circunstancias que condicionan el establecimiento del régimen de visitas

  • Recursos económicos de los ex-cónyuges: si pueden sostener económicamente a los menores el tiempo que pasen con ellos.
  • Otras condiciones personales, familiares, laborales o psicológicas inherentes a ambos progenitores.
  • La edad de los menores, puesto que desde la infancia hasta la adolescencia la duración de las visitas deberá ser mayor, para que ambos padres estén implicados de igual forma en el proceso del desarrollo y crecimiento de sus hijos. A partir de la adolescencia, se deberá tener en cuenta para establecer los régimenes de visitas las propias actividades que vayan implícitas en la actividad del menor, como tiempos de estudio, actividades extraescolares, vida social, etc.
  • La distancia entre ámbos cónyuges, si uno de ellos o los dos convive en el extranjero, será más complicado el establecimiento de un régimen de visitas, ya que las estancias por haber un desplazamiento deben ser mayores.

Lo ideal es que tanto el régimen de custodia como el régimen de visitas sean establecidos por el matrimonio de mutuo acuerdo y que este se refleje en el Convenio regulador que se presenta junto al divorcio o separación. De esta forma, es mucho más probable que dicho acuerdo se respete.

Si no existe acuerdo entre las partes, deberá ser un Juez quién determine el calendario de visitas más adecuado, siempre mirando por el bienestar de los menores. En cualquiera de los casos, el Ministerio Fiscal será parte necesaria durante el proceso y se encargará de verificar que este, y otros acuerdos adoptados, respeten los derechos del menor y garanticen su bienestar.

Hay que tener presente que los acuerdos alcanzados referentes al régimen de visitas, sean estos de mutuo acuerdo o dictaminados por un Juez son de obligado cumplimiento. Esto implica que el progenitor custodio deberá facilitar que los hijos puedan ver a su otro progenitor en los horarios y días acordados, y, por otro, el progenitor no custodio, estará obligado a estar con ellos durante las fechas acordadas.

En caso de que el acuerdo del régimen de visitas no sea respetado, la parte perjudicada podrá acudir a la autoridad judicial para solicitar amparo.Si el progenitor que no tiene la custodia de los hijos incumple el régimen, el progenitor que posee la custodia debe interponer una demanda para que el Juzgado reclame el cumplimiento del régimen de visitas. El no cumplir con el régimen de visitas de forma concurrente implica un delito para la parte que incumpla el acuerdo.Después del incumplimiento el régimen de visitas puede ser modificado con una reducción del horario de visitas, o incluso llegar a la suspensión, obteniendo la parte perjudicada la custodia total de sus hijos.

Los propios menores, si se acercan a la edad de la mayoría de edad y por voluntad propia, pueden decidir no cumplir con el régimen de visitas si no desean tener relación con el progenitor no custodio. Se deberá respetar su decisión o adaptar el acuerdo en beneficio del menor.

Parte de nuestro trabajo como abogados de divorcios en Málaga es conseguir que el matrimonio llegue a decisiones de mutuo acuerdo. Si esto finalmente no fuera posible defenderemos sus derechos a través de la vía judicial. Contacte ya y solicite la asistencia de un abogado de divorcio para mejor asesoramiento.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE